Libro, MIS OJOS
De Nelly Vega Sorensen
    

 

AMOR SECRETO

Es un amor de libreto,

uno de pocas llamadas,

uno de ocultas miradas,

así es el amor secreto.

Y debes ser muy discreto,

cuidando las emociones,

maquinando mil razones

para citas especiales,

habitando sus caudales

en preciadas ocasiones.

Hace tiempo en primavera,

lo verán como indiscreto,

yo viví un amor secreto

y guardo lo feliz que era.

Hoy recordarlo quisiera

pero está dentro mi pecho

y con todo mi derecho

quedará por siempre ahí.

La reservo para mí,

ésa imagen en mi lecho.

Su amor me dejó lecciones;

Hoy es mi día de gloria,

y escribí mi propia historia

con aquellas decisiones.

Porque siempre habrá pasiones

que cegarán tu pensar,

pero el que llega a probar

una pasión escondida

entenderá que esta vida

se nos brindó para amar.

 

LA RAZÓN DE TU LOCURA

De noche te esperaré

con una luz encendida,

si la luna está dormida

muy despierta que estaré.

Felizmente velaré

tu magnífica figura

con su espléndida lindura,

cuando llegue hasta mi puerta,

para que yo me convierta

en razón de tu locura.

Esperando tu llegada,

bella me prepararé,

de rojo me vestiré,

con mi casa perfumada.

En esta cama arreglada

y mi habitación oscura,

encontrarás mi figura

complaciente y seductora

y dirás, por tentadora,

soy razón de tu locura.

Cuando llegue la mañana

después de noche placiente,

tu beso para mi frente

y mi adiós por la ventana.

Y en tu vida cotidiana

recordarás mi figura

con la emoción que perdura

después de un cálido encuentro

y me llamarás por dentro,

la razón de tu locura.

 

POR SI NO TE VUELVO A VER

Por si no te vuelvo a ver,

quiero vivir el momento

hasta percibir tu aliento,

palpando todo mi ser.

Por si no te vuelvo a ver,

calándome en tus abrazos

ofréceme mil regazos

porque el tiempo es traicionero

y esta noche solo quiero

amanecer en tus brazos.

Entiende, la vida es corta,

concédete lo que ansías,

tus quimeras son las mías,

y hoy el destino te exhorta.

Finalmente, lo que importa

y debemos comprender,

por si no te vuelvo a ver.

Esta vida conjuró,

que en esta noche tú y yo,

nos pudiéramos querer.

 

OTOÑO

Marchita brisa, y vuela mi verano,

así se irán mi luz y mi alegría.

Me envuelves en tu nube gris y fría

llegaste tornadizo, dios pagano.

Te ocultas en el oro de tus hojas,

tus seductores días son de ensueño,

pero calvas tristezas y eres dueño

de profundas y oscuras, mil congojas.

A tu viento y tu lluvia yo recelo, 

desde mi mustio, muy turbio cristal.

Belleza dolorosa que a mi mal

alimenta al pasado y un desvelo.

Me veo en primavera, tan feliz,

el olor de las flores era el mío.

El otoño en mi vida es un desliz

que me trae amargura, harto de frío.

En mi espejo quedó su cicatriz

y ahora es al invierno que yo hastío.

 

POETISA EN INVIERNO

Destructor de mi poema,

invierno, nublas mi mente,

tristeza que de repente,

confunde todo mi esquema.

Turbada por mi dilema,

anoche cuando dormía

bailaba en mi poesía,

en primavera y su sol.

Yo danzando en el calor,

en un sueño en que reía.

¿Borrarás mi poesía?

Tan gélido, me consternas,

oscuridad sin linternas,

hurtador de mi alegría.

Cuando niña, quién sabría,

con lo mucho que gocé,

porque en ti yo disfruté,

y con pestañas heladas

y las manos congeladas,

invierno, yo te abracé.

De mi ventana escarchada,

te veo, espejismo amargo.

No te aguanto, invierno largo,

como duele tu llegada.

Por ti, estuviera callada;

mi poesía silente,

y tus juegos con mi mente,

angustias me traerán

y poemas brotarán,

¡Desde mi pluma ferviente!





© TTWS